¿Está Chile más preparado que Italia?

El Presidente Sebastián Piñera acaba de declarar Estado de catástrofe producto de la epidemia de Coronavirus, Covid2019. Al mismo tiempo, aseguró que Chile estaba mejor preparado que Italia para enfrentar esta epidemia ¿Es esto real?

La única forma de develar esto es mirando las cifras,  que parecen contradecir dicha aseveración: nuestro sistema de salud es peor que el italiano en casi todo indicador medible. En primer lugar, gastamos menos en salud,  $2.100 dólares frente a los $3.500 por habitante, corregido por poder de compra.

A su vez en Chile, tenemos menos camas hospitalarias (2,1  versus las 3,1 por cada 1000 en Italia) y también menos médicos (2.5 versus 4 por cada 1.000 habitantes).

El número también es más bajo en enfermeras y enfermeros (2,5 contra los 5,8 por cada 1.000 habitantes).

Más aún, las y los chilenos tenemos más factores de riesgo para enfermedad grave por coronavirus: somos más fumadores, tenemos más diabéticos y somos el país del mundo con más obesidad y sobrepeso.  Eso explica que en nuestro sistema de salud se mueren significativamente más personas por causas tratables que en Italia (55 versus 78 por cada 100.000 habitantes).

Por otra parte, en cifras de camas críticas (aquellas donde un paciente puede estar con ventilación mecánica) Italia tiene más del doble que nuestro sistema de salud (12,5 por 100.000 habitantes versus  5,8 por cada 100.000 en Chile) sumando público y privado. Peor aún, esas camas hoy no están vacías, las ocupan enfermos graves por otras razones.

Las camas totales de intensivo (con o sin ventiladores mecánicos públicas y privadas) suman 5.000  en total, aproximadamente. Si bien estas podrían convertirse a camas con ventilador mecánico, hoy eso no ocurre y no sabemos si es posible lograrlo.

En el caso de que puedan ser adaptadas, no está claro tampoco si habrá personal suficiente para atenderlas tomando en cuenta las cifras italianas, donde además un 20% de los médicos se enfermaron.

A esto hay que agregar que si consideramos 5% de enfermos graves en un escenario de 40% del país contagiado, podemos hablar de un requerimiento de camas críticas para 340.000 pacientes durante la epidemia.

Si bien estas camas no se requieren todas la misma semana, es posible estimar que en un escenario negativo, la demanda por camas de uso intensivo podría fácilmente triplicar la versión optimista del número de camas disponibles para una semana cualquiera.

¿En qué cifras Chile está mejor? Somos menos adultos mayores. El Banco Mundial estima 12% de adultos mayores en Chile frente a 22% en Italia. Por otra parte, el gobierno chileno adoptó correctamente algunas medidas como el cierre de escuelas y fronteras y declarar estado de catástrofe de forma más precoz. Sin embargo, el número de contagios aumenta y falta por definir lo más clave. ¿Qué estrategia de contención adoptará el Estado?

Podría elegir entre una estrategia de supresión, restringiendo severamente circulación por dos semanas (Lockdown o confinamiento), al estilo chino o una de mitigación (al estilo coreano), levantando rápidamente un sistema de testeo de los pacientes en su domicilio, para que permanezcan aislados. Ambas son válidas, pero ¿Son ambas factibles en Chile? ¿Qué debemos hacer?

Probablemente la solución es mixta, tal como lo planteó un informe reciente de Imperial College London (1), que evaluó estrategias de salud pública para coronavirus en el Reino Unido. Es difícil pensar que la población pueda tolerar largos periodos de cuarentena aislados en sus casas. Las consecuencias para la economía pueden ser fatales, y a su vez, esto puede ser nefasto también para la salud de las personas.

¿Qué hacer? Probablemente reconocer que estamos peor preparados que Italia y que la medida más simple, rápida y efectiva es la cuarentena total para Santiago y Maule, ampliando progresivamente a otras regiones según necesidad. Esto debe ser adoptado ya.

Mientras tanto, hay que aprovechar ese tiempo para desarrollar un sistema que permita testear pacientes precozmente en sus casas, dejándolos en aislamiento por 14 días. Este sistema aun no está disponible en Chile pero puede aplicarse de existir la voluntad del gobierno. Esto básicamente es pasar de hacer cientos de exámenes de coronavirus diarios a miles, a través de la compra de nuevas máquinas de testeo y la apertura de más laboratorios que entreguen los resultados.

Y cuando se disponga del test rápido que aun está en pruebas de validación, poder adquirirlo lo antes posible.

Estas medidas hay que comenzarlas hoy, de inmediato. De lo contrario, se pierden minutos valiosos que le costarán la vida a muchos chilenos y chilenas. 

AUTOR

Juan Carlos Said.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest